Saltar al contenido Skip to footer

¿QUÉ PROBLEMAS DE SALUD EMOCIONAL Y MENTAL PADECEN LOS POLÍTICOS?

¿QUÉ PROBLEMAS DE SALUD EMOCIONAL Y MENTAL PADECEN LOS POLÍTICOS?

En este blog, hay dos tipos de contenido: la comunicación y lo que yo llamo la política detrás de la TV, es decir, el quehacer político cotidiano

Sobre lo último, hay artículos como “Paranoia estratega”, “Lo siento, no todos te van a querer”, “Actitud política vs. Actitud hipócrita”, “Juventud pero con renovación”, etc. Temas que comparto desde el fondo de mi corazón para que, quien me lea, pueda anticiparse a situaciones que yo tuve que aprender a la mala. 

Entonces, me pregunté, qué tienen en común todos estos temas que tengo necesidad de contarles en estas reflexiones. Y llegué a la conclusión, nada difícil por cierto, de que nos enfrentamos a un ambiente donde, me atrevo a decir que, la GRAN mayoría de personas no están sanas mentalmente y pueden afectar la salud de otros.

En el Perú, la salud mental es un tema pendiente y en la política, creo que aún más. Vemos que existen psicólogos especializados en deportistas, pero ¿existe una especialidad para políticos?

No, y no es una preocupación siquiera para quienes la ejercemos. Tampoco es un tema que se toque en los partidos ni en la política, en general. 

Siempre decimos “en política hay que tener piel de chancho” porque vas a recibir ataques de todo tipo, merecidos o no. Entonces ¿cuidar la salud mental de las personas en este entorno no es necesario?

Buscando, encontré un documento que hablaba de los trastornos de la personalidad o psicopáticos más comunes en la política. Al leerlo, me vinieron a la mente TODAS las reflexiones y anécdotas que he compartido en este blog.

¡Quién diría que todos mis artículos empíricos tenían una explicación desde la ciencia!

Encontré lo que se llama el Síndrome o Mal de Hubris. Un término que nace del teatro de la Grecia antigua. Hacía referencia a la gente que robaba escena. Este término empezó a usarse como trastorno de la personalidad al observarse ciertas características en personas que tienen un cargo. 

Para la antigua Grecia, se trataba de un ego desmedido, una sensación de poseer dones especiales que lo hacen a uno capaz de enfrentarse hasta a los mismos dioses.

Por lo pronto, este síndrome fue clasificado, por Andrés Flores Colombino en tres fases.

Fase 1

El político o dirigente, internamente, duda sobre sus capacidades. Pero, gracias al cargo que poseen, pronto encuentran un grupo de incondicionales que lo halagan y reconocen (en mis palabras, los mermeleros de la política).

El político o dirigente, poco a poco, se transforma y empieza a pensar que está ahí por mérito propio. Todo el mundo quiere saludarlo, hablar con él, recibe halagos de todo tipo. 

Fase 2

El político o dirigente entra en la “ideación megalomaníaca“. Sus síntomas son el exceso de confianza y el creerse insustituible. Entonces, comienzan a realizar estrategias obsesivas, acciones desmedidas o a dar conferencias sobre temas que desconocen.

Tras un tiempo en el poder, el político afectado padece lo que psicológicamente se llama “desarrollo paranoide“: Todo el que se opone a él o a sus ideas, es un enemigo personal. Puede llegar incluso a la “paranoia o trastorno delirante” que consiste en sospechar de todo aquel que le haga una mínima crítica.

Escribo y me vienen nombres a la cabeza ¿A ti?

Fase 3

El político o dirigente deja de escuchar, se vuelve imprudente, toma decisiones por su cuenta, sin consultar porque cree que sus ideas son correctas. Aunque sus acciones sean erróneas y sus ideas tengan efectos negativos, nunca reconocerá la equivocación.

Final

Todo esto acaba junto al término del cargo de poder. Es decir, finaliza cuando el político cesa en sus funciones o pierde las elecciones. Es entonces, cuando viene el baldazo de agua y se desarrolla un cuadro depresivo.

¿Cómo identificarlos?

  • Quien tiene un modo mesiánico de comentar los asuntos corrientes y una tendencia a la exaltación.
  • Quien tiene un enfoque personal exagerado (yo) que tiende a la omnipotencia.
  • Quien se rodea de funcionarios mediocres.
  • Quien emplea su tiempo tratando de desactivar al rival por cualquier método.
  • Quien termina cayendo en la trampa de su propia política.
  • Quien, a pérdida del mando o de la popularidad, cae en la desolación, la rabia y el rencor.
  • Quien presenta irritabilidad cuando consideran que otros destacan más.

Les dejo el siguiente archivo con más información sobre problemas de salud mental en la política.

Mostrar comentariosCerrar comentarios

1 Commentario

  • Avatar
    by Maryleen
    Posted 10/10/2020 10:24 pm 0Likes

    Muy claro y acertado! La salud mental es un tema no solo “no considerado”, sino negligenciado y tabú. Hablar de salud mental o hacer terapias, en nuestro medio machista, es para muchos sinónimo de “locura/ debilidad”. En estos días vemos un exceso de estos casos, justo me preguntaba por qué para todos los trabajos hacen pruebas de salud mental como requisito, sin embargo a los políticos y líderes, se les realiza también? Probablemente se asume que porque son “personas importantes” no es necesario hacerlo o peor aún, que exigirlo sería “una ofensa”. En política se ven muchas personas con rasgos psicopáticos/ antisociales (personas que usualmente que tienden a la mentira, deshonestidad y tiene problemas para desarrollar empatía y sentimiento de culpa); además personas con bipolaridad, ya que estas pueden contar con síntomas que resultan “atributos convenientes” para las campañas, por ejemplo pueden ser expansivos, grandes oradores, personas con una autoconfianza inmensurable y con un enorme poder de convencimiento, en sus formas graves puede llevar a alucinaciones y delusiones (pensamientos o ideas que toman por ciertas cuando no lo son, y no me refiero a las opiniones). Esto tiene otra repercusión; existen “reclutadores” de políticos potenciales, que buscan personas con ciertos perfiles que serían muy convenientes para ejercer cargos políticos, porque “atraen la atención”, sin necesariamente habilidades, estudios o conocimiento suficientes, para de esta forma ser finalmente manipulados. Por otro lado, personas que no tengan estas condiciones de salud mental, que simplemente tiene rasgos de personalidad que no son positivos para llevar a cabo un trabajo o vida saludable, pueden ver que estas características son aceptadas/ aplaudidas por el entorno político, ya que existe el estigma que el político tiene que ser “hombre cis-heteronormativo, con excesiva autoconfianza (soberbia), agresivo” para lograr lo que se necesita. Si estuviéramos postulando a un trabajo X, probablemente seríamos rechazados por no contar con inteligencia emocional o habilidades blandas, irónico. En conclusión, debemos atender con urgencia la salud mental de toda la población, dando especial atención a nuestros líderes, que son tan humanos como todos; y educar para desconstruir las ideas preconcebidas con respecto a “lo que se necesita ser para ser buen político o triunfar en política”.

Deja un comentario