Saltar al contenido Skip to footer

Esta es la razón principal por la que perdemos buenas personas, buenos prospectos en política. Las mejores personas, con un auténtico sentido de responsabilidad, suelen considerar que no están aún tan preparadas como desearían, para ingresar en la política o asumir un cargo público.

Debo decir que lo más probable es que estén pecando de quedados. No soy madre, pero imagino esta situación como la paternidad y es que uno nunca se siento 100% listo.

Hace poco, publiqué una cita de Charles Bukowski, que decía “el problema con el mundo es que las personas inteligentes están llenos de dudas, mientras que las estúpidas están llenas de confianza”. Al tener temor a no estar listo, estás siendo parte de este grupo inteligente lleno de dudas.

Cuatro años atrás, yo misma me negaba a entrar a un partido político, entre otras cosas, porque pensaba que debía prepararme mucho más y pensar en política recién a los 40 años.

Ahora, bajo ninguna circunstancia quiero decir que priorices la participación política antes que tu preparación profesional. Eso jamás. A lo mucho deberíamos tener un equilibrio 50/50. Porque si tú mismo no te preparas ni tienes claro qué eres más allá de la política, entonces no tienes nada que ofrecer al resto… y la política debería tratarse de dar, no de recibir (cargos).

Hablaré de esto último y con mayor detalle en otro artículo, porque merece exclusividad. Por ahora, continuaré con lo siguiente: Si bien es bueno tener una preparación técnica, la política se aprende en la cancha, así que, aunque tuvieses 300 doctorados, sin experiencia práctica dentro de este espacio, los cartones no sirven de mucho.

No existe ninguna escuela que te enseñe a hacer política y pensar que los estudios son buen indicador para saber si se está listo para iniciar una vida política, puede hacer que cometas errores muy básicos. Repito, la preparación profesional es un compromiso propio que te permitirá ofrecer lo mejor de ti, pero no es el mejor indicador de preparación para el mundo político.

Puedes leer “La desgracia de los inocentes

Solo terminaré diciéndote que, si has sentido este temor, lo más probable es que sí estés preparado y sea el momento preciso de ingresar a la política para aprender todo lo que solo en la práctica podrás entender.

¡Atrévete!

Mostrar comentariosCerrar comentarios

Deja un comentario